Jorge Gamero: Pandemia y Equidad de Género, Retos y Oportunidades

Noticias Socios, Opinión
16 Marzo 2021

Columna escrita por el Gerente General ManpowerGroup Chile.


La pandemia cambió nuestras vidas y las seguirá cambiando, lo que fue ya no es ni volverá a ser. La realidad tuvo un giro en muchos ámbitos, incluido el aumento de las desigualdades de género. Según el último estudio de la CEPAL, la autonomía económica de las mujeres en la recuperación sostenible y con igualdad, el Covid-19 tuvo impactos severos en el nivel y calidad del empleo de las mujeres de la región, el cual se ha traducido en:

  • Aumento de mujeres en situación de pobreza, 23 millones más que en 2019.

  • Mayor pérdida de fuente laboral en aquellos sectores con mayor presencia femenina: comercio, turismo y manufactura.

  • Ha quedado en evidencia el importante número de mujeres excluidas en el uso de plataformas digitales y, por tanto, limitadas significativamente en nuevas opciones laborales. 


Esta realidad, sin duda, exige tomar iniciativas con urgencia pues detrás de cada mujer hay una familia que también se ha visto afectada en sus ingresos, su educación, su trabajo y sus sueños.

A su vez, respecto a las mujeres que han continuado trabajando, presentan altos niveles de estrés porque, en gran medida, han debido asumir simultáneamente varios roles que están repercutiendo seriamente en su salud y quizás no tenemos real conciencia que el cuidado de nuestra calidad de vida es uno de los capitales más importantes de la sostenibilidad.

Sin salud no hay trabajo y, por tanto, su descuido es el inicio de una caída económica sin fecha de término. Hoy está demostrado que la Diversidad es también una oportunidad de mejores resultados de la operación financiera de una empresa. Por lo que es importante hacer algunas reflexiones.

¿Mito o realidad que la Diversidad aporta rentabilidad a la empresa?

Los datos de estudios avalan que las organizaciones con presencia femenina en cargos de liderazgo logran un 6% de aumento de margen en empresas con 30% mujeres en posiciones de liderazgo, acorde al reporte “Is Gender Diversity Profitable?” del Instituto Peterson. Además, un 26% de capitalización de mercado en empresas con al menos una mujer en la junta directiva, aventajando a las que no tienen ninguna, según informe de la Organización Internacional del Trabajo.

De 345 empresas de Latinoamérica, las que cuentan con directorios mixtos mejoraron resultados en un 45% según datos del informe Gender Diversity and Corporate Performance, realizado por Suisse Research Institute. En tanto, de las empresas presentes en Fortune 500, las más rentables son las que tienen directorios mixtos. En las mediciones de salud organizacional lideran las empresas que tienen mujeres integradas a la gerencia de alto nivel.

¿Debiera ser nuestro único impulsor el argumento de resultados económicos?

Claro que no. La organización debe promover espacios de trabajo donde las personas y su talento son la prioridad y el deber de todo líder es ser capaz de reconocerlo más allá de su género, edad, formación profesional y o cualquier otra distinción. Frente a la actual desigualdad de género en cargos de liderazgo, tenemos que partir dando pasos conscientes entendiendo que hoy hay poca presencia femenina y no hay fundamentos técnicos que justifiquen esa exclusión. Este cambio de mentalidad hay que impulsarlo en las compañías y hay que hacerlo de manera explícita, para lo cual ManpowerGroup ha venido trabajando en diversas investigaciones que establecen los pasos para lograrlo.

¿Cómo promover la equidad en la realidad que vivimos?

Ante nuestros ojos se encuentra uno de los desafíos más importantes de nuestra era: seguir apoyando a las mujeres a seguir desarrollando sus habilidades y adaptarse a un mundo laboral que cambia rápidamente. El más reciente reporte What Women Want (At Work), desarrollado por ManpowerGroup, indica varias vías para promover una mayor equidad, entre las cuales resalta:

Reconocimiento de obstáculos que enfrentan las mujeres en el trabajo e identificar las maneras de eliminarlos. En muchos casos es por la falta de modelos a seguir, acceso limitado a sponsors y poca existencia de redes influyentes. La solución a este y a muchos inconvenientes comienza con la escucha activa. Los mejores líderes preguntan a las mujeres que necesitan para triunfar.

Analizar cómo se gestiona el trabajo remoto para las mujeres. Conocer cómo lo realizan, y desafiar los estereotipos de género arraigados en tareas domésticas a través de la sensibilización de lo que implica la conciliación y corresponsabilidad de las tareas del hogar y con la familia.

Ser audaz en la planificación de sucesión. Las empresas con mujeres en altas posiciones obtienen mejores resultados y, por eso, los líderes deben preguntar frente a una sucesión ¿Por qué no? desafiando suposiciones y confiando en hacerlo realidad de manera exitosa.

Si bien el futuro puede traer múltiples incógnitas, hoy es urgente desarrollar estrategias orientadas a la equidad de género y debemos hablarlo con claridad pues el silencio también habla y deja de la sensación de que estos temas no son de interés para la empresa y debieran ser parte de su plan estratégico.

¡Promovamos una inclusión más consciente en esta nueva realidad!
Compartir